Dos años después del inicio de la pandemia, el Ministerio de Sanidad da un giro de guion y avanza hacia lo que se está denominando la “gripalización del coronavirus“. Según la última actualización de la Estrategia de Vigilancia y Control de la Comisión de Salud Pública, se elimina la cuarentena por covid-19 para las personas asintomáticas y aquellas que presenten cuadros leves a partir del 28 de marzo. Estas personas no estarán obligadas a aislarse e incluso podrán acudir al centro de trabajo, excepto aquellos profesionales cuyo empleo se desarrolle en residencias, geriátricos, cárceles y otros centros sanitarios o sociosanitarios. Aun así, el Ministerio de Sanidad recomienda el teletrabajo para estos supuestos, hacer uso de la mascarilla y evitar el contacto con personas vulnerables.

Pero, ¿Qué es un caso leve y quién puede esquivar la cuarentena por covid-19? Según los criterios de Sanidad, se considera que un caso es grave cuando se produce una dificultad para respirar o disnea y cursa con fiebre superior a 38º durante más de tres días. Otro interrogante que puede surgirnos es si se mantiene la obligatoriedad de realizarse una prueba cuando se tienen síntomas compatibles con el coronavirus. Pues bien, de ahora en adelante la vigilancia se centrará en pacientes vulnerables: personas mayores de 60 años, inmunodeprimidos, embarazadas y profesionales expuestos que trabajen o vivan en centros sanitarios y sociosanitarios. Por tanto, para el resto de casos leves la realización de pruebas la decidirán los médicos de Atención Primaria.

Por otro lado, los contactos estrechos de un positivo tampoco tendrán que guardar cuarentena por covid-19, con independencia de que estén vacunados o no. Sin embargo, desde el Ministerio de Sanidad se insta a extremar las precauciones durante los diez días posteriores al contacto. Por último, el protocolo para los profesionales que trabajan en los “ámbitos vulnerables” que hemos citado en el primer párrafo es el siguiente: no acudir al centro de trabajo durante cinco días y, si durante las últimas 24 horas no se han tenido síntomas, realizarse un test de antígenos. Si es negativo, el trabajador puede reiniciar su actividad laboral. Si es positivo, el protocolo marca repetir el test a las 24 horas.

¿Estás de acuerdo con la nueva normativa o piensas que son decisiones precipitadas? ¡Comenta el post!

Esta web utiliza cookies. Puedes aceptarlas o rechazarlas. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar